temas de conversacion en la cena de navidad

La Navidad es una celebración mundial. Cada país cuenta con sus costumbres y tradiciones. Sin embargo, en todos, estas fiestas llevan implícito un sentido familiar y hogareño. Se viven con cenas, comidas familiares, regalos, villancicos, decoración con luces…

Navidad: magia, amor, paz, alegría… ¡Qué belleza de palabras y contenidos! Sin embargo, no siempre se disfruta de ellas en estas fechas ni en todos los hogares del mundo.

Desde aquí pretendemos dar un pequeño aporte para que los posibles conflictos, discusiones o enfados se eviten y tornen en unas fiestas vividas con alegría paz y buenos recuerdos.

Recomendaciones para tener las fiestas en paz

Debido a los diferentes caracteres de los comensales y al hecho de congeniar con unos mejor que con otros puede surgir a lo largo de la cena o comida familiar posibles atisbos de posiciones encontradas que hay que evitar que lleguen a discusión.

Antes de acercarnos a la mesa, sería recomendable hacernos unas preguntas nada banales y sí importantes: ¿Cómo me gustaría recordar estas Navidades? ¿Qué estoy dispuesta a hacer para contribuir a tener paz, alegría? Nos sentamos en la misma mesa y es tiempo de charlas distendidas y compartir alegrías y entendimiento.

Pautas:

  • Pensar que lo que demos es lo que recibiremos. Si damos amabilidad, sonrisas… es lo que tendremos de vuelta. Si damos malas caras, enfados será lo que igualmente recibiremos.
  • Una sonrisa resuelve muchos problemas y el silencio los evita.
  • Tener la actitud de ceder y no dramatizar.
  • Aprender a lidiar con los familiares con carácter más fuerte.
  • Hablar en positivo de los temas.
  • Dar muestra de cariño y felicitar por los logros alcanzados.
  • Mostrar empatía, ponerse en el lugar de la otra persona.
  • Evitar críticas y reproches. Ignorar o pasar por alto las desavenencias entre unos y otros.
  • Saber callarse.
  • No dejarse llevar por las emociones.
  • Mantener conversaciones amenas generando sentido del humor y un clima de diversión con anécdotas, juegos y temas de conversación desenfadados.
  • Beber con moderación, alcanzando ese punto alegre pero evitar llegar a pérdida de control o situaciones desagradables con el resto de familiares.
  • Respetar las opiniones de los demás y no interrumpir al hablar.
  • Tomar la actitud de desdramatizar.
  • Levantarse y desconectar de la conversación por un tiempo, en caso verdaderamente necesario.
  • Dejar las rencillas personales. Tener en cuenta que no es momento de resolver conflictos aunque los haya del pasado.
  • Evitar esos temas que pueden generar polémica por pensar de manera distinta y puedan llegar a exasperar los ánimos.
  • Dejar el estrés para otro momento y mostrar tranquilidad.
  • Jugar con los más pequeños y animarlos a que sorprendan a los adultos, esto servirá para olvidar y desviar la atención de los problemas.
  • Estos días ser más permisivo con los niños y sus horarios.

Cómo pasar buenos momentos en Navidad

  • Hacer regalos. Estos traen alegría y fomenta el lazo de unión entre las personas.
  • Compartir la decoración navideña.
  • Cocinar juntos cena, comida o recetas de Navidad: polvorones, roscones, etc.
  • Hacer actividades para disfrutar: regalar cajas navideñas, leer cartas, compartir juegos, sacar fotos, hacer un álbum o video en familia.
  • Pasear y disfrutar de la decoración navideña, sus calles y luces.
  • Disfrutar de ese olor y sabor de castañas asadas con el resto de la familia.
  • Acudir a exposiciones y conciertos en familia.
  • Realizar concursos de disfraces: vestirse de Papa Noel, personajes famosos de Navidad.
  • Montar un festival de villancicos, un grupo de góspel, una banda de jazz o un coro tradicional.
  • Llevar un cuentacuentos que relate las más fantásticas historias de Navidad a los niños.
  • Acudir al teatro, cine. Ver películas navideñas: “De ilusión también se vive”, “¡Qué bello es vivir!”, “El bazar de las sorpresas”.
  • Hacer deporte juntos: esquiar, patinaje sobre hielo, carreras populares, ejercicio al aire libre.

Temas sobre los que conversar durante las celebraciones navideñas

Conociendo a nuestros familiares y evocando lo aprendido en años anteriores, es sabio recordar que hay temas sobre los que se puede profundizar y otros que es mejor evitar que surjan o, si aparecen, desviar la atención.

El objetivo es evitar que un tema de conversación pueda arruinar una buena velada navideña.

Todos aquellos que aúnan:

  • Tratar temas que generen conexión.
  • Anécdotas divertidas.
  • Buenas noticias.
  • Regalos que han pedido a Papá Noel o los Reyes.
  • Temas divertidos, entretenidos.

Temas que evitar:

  • Importante no traer a la mente asuntos que puedan generar tensión y olvidar esas discusiones del pasado, momentos vividos no gratificantes, malentendidos sin aclarar y rencores.
  • No sacar el tema de la pérdida de algún ser querido que nos ha abandonado recientemente o si se hace recordar todo lo positivo y bueno que ha dejado en sus años de vida a nuestro lado.
  • Temas que puedan generar pasiones: herencia, política, equipos de fútbol.
  • Divorcios, separaciones.
  • Asuntos sobre herencias.
  • Inclinaciones políticas.
  • Accidentes, hechos luctuosos, enfermedades.
Puntaje: 
Sin votos aún