Utensilios indispensables para preparar una parrilla

Una barbacoa o parrilla son piezas de carne, pollo o cerdo cocinado en las brasas del carbón. Para ello, se utiliza una parrillera profesional o también cualquier rejilla metálica que pueda cocinar adecuadamente las carnes.

Aunque parezca una tarea difícil o solo para profesionales, las parrilladas son sencillas de elaborar si se tienen los utensilios necesarios a mano, a continuación, un listado y descripción de todo lo mínimo necesario para elaborar adecuadamente este platillo típico del verano.

Parrillera

Existen varios tipos de parrilleras y, según la que se utilice, se puede obtener un sabor diferente en las carnes. Están las parrilleras que usan las brasas del carbón para cocinar, por lo general, son las más comunes y fáciles de instalar y limpiar, también son las que le dan mejor gusto a la carne.

Existen las parrilleras a gas que, aunque estructuralmente son iguales a las de carbón, solo utilizan un balón o cilindro de gas para encender. También hay varios tipos de parrilleras según su construcción ya que pueden ser móviles o estáticas.

Tenazas y espátula

Son los utensilios más importantes en cocina ya que con ellos se manipulan los alimentos mientras están expuestos al fuego. Las tenazas sirven para voltear los alimentos regulares, los que pueden sujetarse por ambos lados sin riesgo de romperlos. Por lo general, tienen un mango plástico o de madera y punta metálica resistente al calor.

La espátula sirve para voltear alimentos frágiles o que puedan romperse, se desliza debajo de la carne y se coloca del otro lado para asegurar así una cocción adecuada por ambos lados.

Delantal de cuero

Los delantales especiales para barbacoa están elaborados de materiales más fuertes, ya que el calor emanado por la parrillera puede dañar las telas sensibles de la ropa como algodón o poliester.

El cuero es el material preferido para confeccionar estos delantales, aunque las telas fuertes como el jean también resisten las altas temperaturas.

Termómetro digital

La mejor forma de saber si una pieza grande de carne de res, cerdo o pollo está cocindo por dentro es midiendo la temperatura interna. Esto se hace con un termómetro digital de cocina. Por lo general, cuentan con dos piezas, una varilla metálica y un contador digital que muestra la temperatura.

Tenedor de parrilla

Se le conoce también como trinchador y su característica principal son dos puntas afiladas y extendidas que sirven para hacer una punción en la carne y así trasladarla cómodamente. También es utilizado para sujetar los cortes de carne mientras se filetean con un cuchillo afilado.

Rostizador

Este utensilio cuenta con un soporte metálico y una vara del mismo material donde se ensarta el pollo o carne. Esto permite que tenga una distancia mayor con respecto a las brasas y que sea el calor el que termine cocinando la pieza y no el fuego directo.

Recomendaciones para acompañar la parrilla

Guarniciones: Luego de terminado el proceso de cocción, se deben acompañar las piezas de carne con alguna guarnición que equilibre los sabores. Las más comunes son las ensaladas mixtas a base de lechuga y vegetales frescos, las verduras blancas como la papa, yuca o batata (camote) y en algunos casos especiales el arroz y puré de distintos sabores.

La forma adecuada de servir una parrilla para conservar el ambiente rústico es sobre platos de madera y con cubiertos especiales que puedan cortar adecuadamente la carne.