Como hacer cebolla caramelizada

La cebolla caramelizada es una guarnición ideal para varios tipos de platos como carnes, tartas o presentaciones como bocatas con queso de cabra y cebolla caramelizada. El proceso de caramelizar se utiliza en gastronomía para varios alimentos como por ejemplo las zanahorias. Consiste en la oxidación del azúcar de los mismos a través de la cocción durante determinado tiempo, con lo que se consigue un sabor dulzón y color caramelo muy particular.

La elección de la cebolla es muy importante para realizar este plato, ya que las ideales son las blancas, que son más dulzonas. Otro elemento importante a tener en cuenta es el corte de la cebolla, ya que el proceso de caramelizar es extenso y si se corta la cebolla muy fina el resultado no será el deseado, pues se quemarán y secarán, pero no se obtendrá el caramelizado. Para lograrlo, el grosor del corte debe ser uniforme y rondar los 3 milímetros de grueso.

Técnicas para caramelizar la cebolla

Existen diversas técnicas culinarias para caramelizar la cebolla:

Técnica clásica

Procedimiento

  • Pelar y limpiar muy bien la cebolla.
  • Cortar en juliana.
  • Colocar un chorrito de aceite en una sartén y calentar.
  • Agregar la cebolla picada y un poco de sal.
  • Cocinar a fuego bajo para que los jugos de la cebolla se desprendan y se produzca el proceso de caramelizado.
  • La preparación va a ir cambiando de color hasta llegar a ese tono caramelizado.
  • Se debe estar muy atentos para evitar que se queme, removiendo de tanto en tanto con cuchara de madera, ya que si se quema, el sabor obtenido será muy amargo.
  • Este proceso es lento, lleva aproximadamente unos 45 minutos dependiendo de la cantidad de cebollas.

Técnica con bicarbonato de sodio

Como ya mencionamos anteriormente, el procedimiento natural de caramelizar la cebolla es lento y no siempre se cuenta con tanto tiempo para ello. Es así que se puede recurrir a un truco para acelerar el proceso: agregar a la preparación una pizca de bicarbonato de sodio.

Técnica con azúcar

Otra alternativa es agregar azúcar y agua a la cebolla, previamente picada y remover constantemente hasta obtener el resultado deseado. Existen quienes en vez de usar azúcar blanca prefieren la morena porque además intensifica el color.

Procedimiento

  • Primero se pica la cebolla y se lleva al fuego lento con aceite hasta que esté completamente transparente.
  • A continuación, se le agrega el azúcar, el agua y se sube el fuego.
  • Se remueve constantemente hasta que se evapore el agua y se caramelice la cebolla y el azúcar.
  • Se apaga el fuego y se deja reposar hasta que se enfríe.
  • Se le quita el excedente de aceite a la preparación.
  • Se puede utilizar en el momento o conservar en frasco de vidrio en el refrigerador.