comida picante

México es uno de los países del mundo que más se caracteriza por su comida picante. Estos platillos tienen entre sus ingredientes diferentes tipos de chile, cuyo intenso sabor es la vedette de los mismos. Sin embargo, en general los picantes (pimientos, cayena, jengibre), suelen tener mala fama por no ser aliados de la salud gastrointestinal. Pueden favorecer algunas dolencias como acidez estomacal, hemorroides y gastritis, entre otras. Pero existe evidencia que indica, que también tienen importantes beneficios contra el cáncer, las inflamaciones y los dolores.

Estrella Alborch, dietista y nutricionista española, señala al respecto:

El picante no debe prohibirse en ninguna dieta, ya que para cualquier persona sana los condimentos picantes pueden mejorar la digestión y reducir determinadas dolencias. Sin embargo, deben evitarlos quienes padecen úlcera de estómago, gastritis, dispepsia, acidez de estómago, colon irritable, o cualquier otra afectación del aparato digestivo. Además, deben evitarse en caso de hemorragias digestivas, patologías hepáticas o urinarias, así como en las personas con hemorroides.

Tradicionalmente los picantes naturales han sido utilizados para estimular la circulación sanguínea, promover la sudoración, y mejorar la digestión, sin pasar por alto que por sus propiedades fungicidas, bactericidas, antisépticas y antiinflamatorias, se aconsejan como conservantes de alimentos para así evitar toxiinfecciones alimentarias, así como apoyo terapéutico para resfriados o dolor, para prevenir la parasitación intestinal, etcétera.

1 Mayor longevidad

Un estudio publicado en la revista “British Medical Journal”, realizado por un equipo investigador de la Academia de Ciencias Médicas de la Universidad de Pekín, en China, halló que las personas que consumían picante una o dos veces por semana registraban una tasa de mortalidad menor que los que lo hacían con menos frecuencia.

Lu Qi, miembro del equipo investigador, dijo sobre ello:

Los datos obtenidos nos animan a pensar que al comer más comida picante mejoramos nuestra salud, y reducimos el riesgo de mortalidad en personas de edad avanzada.

Científicos de la Universidad de Vermont en Estados Unidos realizaron una investigación cuyos resultados son similares a los del estudio chino. Según ellos, el consumo de pimientos picantes reduce la mortalidad un 13%, especialmente la asociada a enfermedades cardiacas o ataque cerebral.

Al respecto, Mustafa Chopan, uno de investigadores, señaló:

Debido a que nuestro estudio se suma a la generalización de los resultados anteriores, el consumo del pimiento, o incluso de la comida picante en general, puede llegar a ser una recomendación dietética.

2 Contra el cáncer

Jesús Francisco Rodríguez, director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada, explica sobre las propiedades anticancerígenas de la capsaicina (compuesto químico que es componente activo de los pimientos y en menor grado del jengibre):

Produce un fuerte estrés oxidativo en las mitocondrias de las células cancerígenas, lo que, a su vez, induciría la muerte celular programada de las mismas, mecanismo conocido como apoptosis. Estudios in vitro y epidemiológicos así lo relacionan.

Se trata de un xenobiótico muy potente que se podría usar en quimioterapia para reducir las dosis y los efectos secundarios, al tener la capacidad de eliminar las células malas de forma selectiva, e incluso para prevenir algunos tipos de cáncer: los de próstata, los de pulmón, los hepáticos y los del sistema nervioso.

Zigang Dong, del Instituto Hormel, de la Universidad de Minnesota, Estados Unidos, en tanto advierte:

Hay muchos reportes que señalan los efectos positivos de la capsaicina en la salud de las personas, especialmente con cáncer, pero también hay otros estudios que demuestran lo contrario.

3 Analgésico

Según Jesús Francisco Rodríguez:

Se usa como analgésico en enfermedades como psoriasis, artritis reumatoidea o neuralgias. Se aplica sobre la epidermis –donde la concentración de nociceptores es menor y por lo tanto no se provoca la sensación de fuego - , engaña al sistema nervioso, pues hace que, por la prolongada activación de la proteína TRPV1 de estos receptores, disminuya la sustancia P, partícipe de la sensación de dolor.

Con moderación

Los beneficios de los picantes para la salud están asociados en gran medida con la capsaicina, pero para que los efectos sean positivos y evitar otros males digestivos, deben ser consumidos con moderación. No más de tres veces a la semana.

Así que es momento de comenzar a incorporar a la cocina algunos picantes para beneficiarse con sus bondades para la salud, al mismo tiempo que se disfruta de la forma en que realza el sabor de las comidas.

Puntaje: 
Sin votos aún