salsas
Foto cortesía de Mattters

Se presentan ante la mirada del comensal-vouyeur bajo diferentes formas, texturas y colores; reclutan a infinidad de ingredientes para alcanzar su estado ideal; se proponen cual mesiánico objetivo, ser la compañía ideal de otra cosa, traer sabor a nuestras vidas; ellas son: Las Salsas.
Cuando se degusta una receta y queda en la boca esa sensación de que algo falta, sin duda, es una salsa, por eso existe a lo largo de la tierra, tan rica variedad de las mismas, pensadas y creadas para acompañar carnes, pastas, dulces, postres, y todo tipo de sustancia que se considere incompleta, falta de una buena compañía.
En honor a estas cremosas delicias, hoy veremos como preparar de manera fácil y rápida, algunas de las salsas más populares.

Mayonesa

La mayonesa es una de las salsas más consumidas a nivel mundial, no tanto en su forma casera como en su receta envasada. Se utiliza para acompañar hamburguesas, sándwiches, carnes de todo tipo, ensaladas, y pastas, entre otros platos.
No se recomienda su consumo a personas que tienen un nivel de colesterol alto. Su receta es muy simple y puede ser preparada en cualquier momento:

Ingredientes

2 huevos frescos
Aceite
Limón
Sal

Preparación

Obtener las yemas de los huevos y volcarlas dentro de una procesadora o mixer, agregar sal y comenzar a batir mientras se añade el aceite de manera progresiva. Continuar con el batido para que la preparación vaya espesando, y agregar unas gotas de limón o en su defecto, de vinagre y seguir trabajando la salsa, cuidando que no se corte. La mayonesa está hecha cuando su textura es lisa y su apariencia brillante. Una vez lista se recomienda guardarla en la heladera, dentro de un frasco con tapa. En caso de que se corte, se puede salvar con un pequeño truco: Agregar unas gotas de agua hirviendo y batir con tenedor.

Salsa Bechamel

La salsa bechamel es otra de las más utilizadas por los cocineros, dado que sirve para brindar cuerpo y consistencia a cualquier preparación: Una tarta, un pastel, un milhojas, pastas, cualquier tipo de verduras, etc. Su receta es muy sencilla y a diferencia de la anterior, se trabaja sobre el fuego:

Ingredientes

½ litro de leche
1 cucharada de harina o fécula de maíz
Manteca
Sal y pimienta
Nuez moscada

Preparación

En una cacerola o sartén poner la manteca y harina a fuego bajo, hasta que se fundan, agregar de manera progresiva la leche y revolver constantemente para que la preparación no se pegue ni genere grumos. Cuando da su primer hervor, es momento de salpimentar, agregar nuez moscada y dejar la mezcla sobre el fuego sólo un minuto más. Retirar del fuego, servir en una salsera y disfrutar.

Vinagreta

Como su nombre lo indica, la vinagreta se caracteriza por un interesante sabor ácido, ideal para acompañar cualquier tipo de carnes y verduras. En Argentina, la típica parrillada (cortes de carne cocidos a las brasas), suele ser acompañada de una vinagreta que se denomina “Chimichurri”. La vinagreta puede realizarse con una gran variedad de ingredientes; se caracteriza por la presencia de verduras picadas muy pequeñas, adobadas con sal, pimienta, aceite, vinagre y en algunos casos, ajo, ají molido y especias varias. Veremos una de sus recetas más populares:

Ingredientes

1 cebolla
2 cucharadas de pepinillos
Perejil
Sal y pimienta

Preparación

Picar muy bien la cebolla, los pepinillos y el perejil, colocarlos dentro de una salsera o bol y agregar sal, pimienta, aceite y vinagre. Mezclar la salsa con ayuda de un tenedor y dejar reposar al menos ½ hora antes de consumirla, para que sus sabores se asienten.

Queda un largo camino de exquisitas salsas por recorrer...

Leer Especial Salsas (Parte II)

Puntaje: 
Promedio: 3 (2 votos)