La relación armónica con las bellezas naturales, así como los colores, aromas y gustos, son el alma y la esencia de esta cultura en materia gastronómica

cocina tailandesa
Pad thai, el plato más popular de la cocina tailandesa
Foto cortesía de Steve Snodgrass

Conocida antiguamente como Siam, Tailandia consolidó su cultura al crisol de aportes indios, malayos y chinos que, no obstante, le dieron un perfil único y original, que se refleja de manera sumamente ilustrativa, en la gastronomía. A partir de cinco sabores contrastantes: Salado, dulce, picante, amargo y agrio, y teniendo al arroz como base fundamental, se crean los platos de la cocina local.

La cultura tailandesa parte de la filosofía budista, que resalta las maravillas y la belleza de la vida, así como la armonía. En la cocina, esto se refleja en la combinación de sabores que procura no tapar unos con otros, sino que cada uno destaque en su esencia natural. Otro detalle armónico, son los colores empleados en la decoración de la mesa, que deben combinar con el entorno.

Ingredientes indispensables

Aparte del arroz, hay gran cantidad de elementos que no pueden faltar en la preparación de las comidas tailandesas:

  • Condimentos, hierbas y especias: Curry rojo y verde, cilantro (toda la planta), jengibre, cacahuate o maní bien tostado, hierba de limón, ajo, castañas de cajú, cebollín, albahaca, clavo, nuez moscada, laos
  • Salsas y aderezos: Tamarindo en jugo concentrado, aceite de sésamo, leche de coco, nam pla (jugo de pescado), salsa de soja
  • Carnes y productos marinos: Gambas (especie de crustáceos), pescados, pollo, buey, cerdo
  • Frutas: Coco, mago, guayaba, papaya, guanábana, caña de azúcar, melones y pomelos

Sabores, aromas y sofisticación

Además de destacarse por su riqueza y variedad, la cocina thai es reconocida por la exótica y colorida presentación de sus platos, que se acompaña de arreglos a base de frutas y flores dispuestas en el centro y a lo largo de las mesas. De esta manera, los tailandeses tratan de recrear en la mesa, la belleza de sus parajes naturales y exuberantes.

El arroz, considerado siempre el plato principal, se coloca en un recipiente lo suficientemente grande para servir a todos los comensales. Los demás platillos son el acompañamiento, se ofrecen muchas opciones para que las personas puedan escoger todo tipo de proteínas animales, verduras, ensaladas y salsas, la mayoría picantes. Las comidas suelen acompañarse de zumos de frutas y agua. En muchos restaurantes se ofrece también café helado.

Aparte de la decoración mencionada, los platos se adornan con frutos secos como maníes y nueces, hierbas picadas muy finas, al igual que frutos cítricos, entre ellos la citronella. Y como detalle exquisito, es común encontrar frutas y verduras talladas con las formas tomadas de la naturaleza como flores y animales.

Platos tradicionales

Pad Thai
Es el más famoso y conocido de la cocina thai. Las versiones varían, pero básicamente se trata de un plato compuesto de fideos fritos y germinados de soja cocidos en salsa de pescado, a la que se le agregan agua de tamarindo, guindas frescas, jugo de lima y azúcar. Por último se puede incluir gambas, pollo o cerdo.

Nam Prik
Es un plato compuesto por camarones secos, con chalotas, ajo, salsa de chile tostado.

Khao Mangal
Consiste en una combinación de pollo con arroz, todo hervido en caldo de gallina y leche de coco.

Sukijakithai
Trozos de carne y pescado rebozado y verduras, que se acompaña con una pasta a base de harina de arroz.

Kaeng Kari Kai
Es pollo ligeramente adobado con curry, que se sirve con verduras y arroz y todo se espolvorea con especies.

Tom Kha Gai
Sopa a base de raíces de galanga.

No es una moda pasajera

Una mezcla de contrastes entre agridulces y picantes, saludable y variada, colorida, aromática, exótica y única. Todas estas características definen a la cocina tailandesa, una de las gastronomías orientales, más populares y de mayor aceptación en todo el mundo.

Agregar comentario