Receta: Pasta fría cuatro estaciones

Sin votos aún

La pasta es uno de los alimentos más consumidos alrededor del mundo, no solo por su fantástico sabor sino también por su versatilidad en la cocina. Aunque no sea su versión mas popular, la pasta es un platillo que también puede comerse frío. La increíble ventaja de hacer la pasta de esta manera, es la posibilidad de transportarla a distintos lugares sin tener que calentarla antes de consumir.

Porciones:  8
  • Preparación:
  • 20min
Tiempo Total:  30min
pasta fria con jamon cuatro estaciones

Ingredientes

500 g de pasta (codos o dedales).
250 g de queso mozzarella.
150 g de salchichón.
120 g de chorizo.
200 g de tocino.
1 pimiento rojo.
1 cebolla.
3 cucharadas de mayonesa.
Aceite de oliva.
Sal y pimienta al gusto.
Perejil para decorar.

Información

Preparación:
20min
Cocción:  10min
Tiempo Total:  30min
Dificultad:  Fácil
Estación:  Todo el año
Nivel calórico:  Alto
Lugar de preparación:  En la cocina
País: 

Preparación

En una olla grande, poner a calentar agua con sal. Cuando el agua esté hirviendo agregar la pasta y dejar cocinar hasta que esté al dente.

Cuando la pasta esté lista, con la ayuda de un colador, retirarle toda el agua y luego añadirle un chorrito de aceite de oliva, revolver hasta integrar bien.

Dejar la pasta por unos minutos en reposo para que enfríe un poco y luego meter en la nevera por unos 10 minutos.

Cortar el tocino en trozos pequeños y saltear hasta dorar; luego retirar el aceite, colocar sobre papel absorbente y reservar.

Cortar el pimiento y la cebolla en brunoise.

Cortar el jamón, el salchichón y el chorizo en daditos de 1 cm aproximadamente.

Trocear el queso fresco. Reservar.

Cortar las hojas de perejil en trozos medianos.

Retirar la pasta de la nevera y añadirle todos los ingredientes anteriores. Añadir la mayonesa y salpimentar. Por ultimo agregarle el aceite de oliva. Revolver muy bien hasta integrar todos los ingredientes.

Servir la pasta fría.

Nota: Esta sencilla receta de pasta fría es tan rápida y práctica que sirve para esos días de actividades con poco tiempo para cocinar. Además se puede consumir directamente al sacarla de la nevera así que también puede ser una opción para que los niños coman y queden satisfechos sin necesidad de encender la estufa.