Receta: Salmorejo Cordobés

Promedio: 5 (1 voto)
El salmorejo es una sopa o crema fría española, que se consume sobre todo en verano, es una receta a base de hortalizas, aceite de oliva y pan, originaria de la provincia española de Córdoba. No se debe confundir el salmorejo con el gazpacho, aunque la base de los dos platos es la misma, el gazpacho se consume muy frío como bebida, en cambio el salmorejo se come con cuchara. Es un primer plato, aunque por su efecto saciante algunas personas lo toman como plato único con su acompañamiento correspondiente. El acompañamiento ideal para el salmorejo son los huevos cocidos, el jamón serrano y el queso curado. Normalmente el huevo cocido (yema y clara) y el jamón serrano se añaden troceados directamente al salmorejo, aunque otras personas prefieren comérselo aparte.
salmorejo cordobes
Foto cortesía de Jasp - Flickr.com

Ingredientes

1.250 g de tomate rojo maduro
1 diente de ajo pelado
Sal
Aceite de oliva
Agua
1 trozo grande de pan del día anterior
4 huevos
Jamón serrano

Información

Porciones:  4
Preparación:
25min
Cocción:  1min
Tiempo Total:  26min
Dificultad:  Intermedio
Estación:  Verano
Nivel calórico:  Medio
Lugar de preparación:  En la cocina
País:  España

Preparación

  1. Cocer los huevos en un cazo con agua
  2. Lavar y pelar los tomates, trocearlos en pedazos pequeños y echarlos en un recipiente grande y hondo
  3. Separar la corteza y la miga del pan, desmenuzar la miga del pan y echar sobre el tomate troceado, añadir el diente de ajo pelado, sal y un chorrito de aceite de oliva, triturar con la batidora
  4. Echar el salmorejo en un plato hondo y agregar como decoración el huevo picado y taquitos de jamón serrano

Recomendaciones

  • Debemos cocer los huevos con una pizca de sal, para quitar bien la cascara
  • Al ajo se le debe quitar el tallo central, para facilitar la digestión del salmorejo
  • Algunas personas también le añaden un pimiento verde troceado y sin pepitas, al batir todos los ingredientes
  • La mejor variedad de tomate para elaborar el salmorejo es la de perilla, los tomates deben ser muy rojos y maduros, para dar color al plato
  • El aceite de oliva que se usa debe tener una graduación baja, ya que si el aceite tiene un sabor muy intenso se trasmite al salmorejo y puede resultar amargo
  • El salmorejo debe tener consistencia media, si queda demasiado espeso se puede añadir agua, pero teniendo cuidado ya que puede acabar siendo gazpacho. Igualmente, una vez servido el salmorejo en el plato se puede añadir un chorrito de aceite, eso ya depende de las preferencias personales de cada comensal
  • Si nos sobra salmorejo, no se debe tirar ya que podemos utilizarlo como base para un gazpacho
  • El coste de la receta es normal, los tomates suelen tener un precio asequible en el mercado
  • Aunque la base del plato son hortalizas, el pan y el aceite incrementan bastante las calorías del plato, aunque el aceite se consume en crudo. Para que resulte más ligero no se le debe añadir aceite a la hora de servirlo en el plato, comerlo sin mojar pan sino a cucharadas o agregar más agua y convertirlo en un refrescante y delicioso gazpacho
Promedio: 5 (1 voto)

Agregar comentario