Gastronomía brasilera
Feijoada

Mezcla de aromas y sabores, fruto de ingredientes que llegaron de la lejana Europa y de otros pueblos indígenas y africanos, la gastronomía brasilera es rica en recetas clásicas y exóticas que nacen a través de las adaptaciones de platos típicos portugueses y africanos.

Los portugueses trajeron a estas tierras las bebidas destiladas que se mezclaron con la cachaça típica fabricada en esta zona, a los vinos se les sumó azúcar y agua naciendo así la sangría; y la cerveza hizo su aparición en el siglo XVIII siendo hasta hoy una de las bebidas alcohólicas más populares.

Brasil es un país inmenso y por ello su gastronomía se encuentra regionalizada, siendo imposible generalizar en un territorio marcado por diferencias tan grandes.

Así, en el sur un “gaúcho” acostumbrado a comer carnes hechas a la parrilla, probablemente jamás haya escuchado hablar de un platillo llamado “tucupi”, típico de la Amazonia. De una región a otra del país, la comida se transforma en exótica.

Cachaca

Ocurre lo mismo con las frutas nativas como el açaí, araçá y el cumbucá que en muchas regiones de Brasil no son conocidas.

Cuando fue colonizado Brasil no contaba con una cocina típica, en realidad esto comienza a ocurrir cuando el indio de estas tierras y los portugueses se unen naciendo una culinaria en común. De esta manera la mandioca, frutas exóticas, pimientas, pescados y animales de caza comienzan a mezclarse con el aceite de oliva, el bacalao seco y los dulces portugueses.

Además, los colonizadores traen a Brasil a los esclavos africanos que desembarcan en Salvador de Bahía y éstos incorporan a la gastronomía el aceite de Dendê, el camarón seco y el coco, en una mezcla perfecta de sabores dulces y salados, formando así el trío de indios, portugueses y africanos, que más tarde pasó a caracterizar la cocina brasilera.

Cada región en Brasil cuenta con características propias en su culinaria, marcadas tanto por su pasado como por su geografía, que serán las determinantes de sus comidas típicas, tradiciones y fiestas como la tan popular Fiesta Junina o la de los Santos en Bahía.

Sin embargo, existe un plato de origen carioca que es considerado por muchos la comida brasilera más típica: la famosa feijoada, tanto es así que hasta ha sido fuente de inspiración para poesías. Este suculento platillo puede ser encontrado en fiestas, restaurantes y también en los hogares. Una mezcla equilibrada, de carnes, feijón preto y vegetales que se funden en un delicioso sabor, diferente y a la vez exquisito y cautivante.

Pero Brasil también se distingue por una comida popular denominada “comida de rúa”, la que permite disfrutar de sus famosos “pasteles” con diversidad de rellenos y posibilidades, sus sabrosos “salgadinhos” que pueden también servir de aperitivo ya que se trata de pequeñas bolitas de masa rellenas con queso, jamón o carne. Los bolinhos de arroz y otra muchas variantes hechas con patata y mandioca, que se frien en aceite caliente sirviéndose acompañadas de alguna salsa picante.

Salgadhinos

La comida de rúa nos hace degustar el sabor a diferentes regiones de Brasil, así encontraremos el acarajé bahiano, la cocada frita, el pastel de feira o el churasquinho (briochete) y para acompañarlos se bebe un helado “caldo de cana”, el jugo extraído de la caña de azúcar que es sumamente dulce.

En todos los bares pueden degustarse los jugos de frutas llamados “vitaminas” que tienen una variación infinita tanto de gustos como de colores, compuestos por banana, piña, acerola, mango, que pueden mezclarse con leche y azúcar.

De otras regiones del país llegan las famosas muquecas capixabas y guisados de camarón, provenientes de Espirito Santo, en tanto que el nordeste cautiva con su delicioso acarajé o los exóticos abarás a base de especias y aceite de babaçu y los típicos platos de mariscos preparados con una espesa salsa de mandioca, coco y aceite de dendé, el más famoso de los platos afro-brasileros.

moqueca-capixaba

En cuanto a la repostería con infinitas variantes, sus dulces se caracterizan por el uso de “leite condensada” (leche condensada), frutas frescas, chocolate, coco fresco, queso minero, guayaba, que unidos a las maravillosas manos de las “bolheiras” (mujeres que preparan dulces) son una fiesta para el paladar y los ojos.

Son de destacar algunos dulces tradicionales que suelen comerse en todas las regiones, como el quindin, hecho de huevos y azúcar; los brigadeiros (mezcla de leche condensada y chocolate presentada en forma de bombones); bejinhos (leche condensada y coco); y las cocadas (hechas con coco fresco rayado).

brigadeiros

Brasil es un paraíso para los amantes de la buena cocina y a pesar de que los ingredientes básicos de la dieta diaria son el feijão, arroz y la llamada “mistura” (carne, pollo o pescado) que se utiliza para acompañar, su gastronomía no se reduce sólo a esto ya que incursiona en un mundo de posibilidades.

Descubrir su gastronomía será sin duda un agradable viaje repleto de sabores y aromas provenientes de una tierra alegre, ardiente, llena de vida y colores exóticos.

Agregar comentario