Receta: Fabada asturiana

Promedio: 1 (2 votos)

La fabada asturiana es un platillo de origen español que debe su nombre a las alubias blancas (frijoles blancos), que en asturiano se denominan: fabes o faba. Este plato tradicionalmente se come en invierno por su alto contenido en calorías.

Porciones:  4
  • Preparación:
  • 20min
Tiempo Total:  65min
Fabada asturiana

Ingredientes

600 gramos de fabes asturianas (frijoles blancos)
2 chorizos
2 morcillas
1 cebolla cortada en trozos grandes (4 o 6)
200 gramos de lacón
2 dientes de ajos picados o molidos
2 cucharadas de perejil picado
150 gramos de tocino picado (panceta)
1 cucharada de pimentón en polvo (opcional)
1 ½ de agua o caldo
Aceite de oliva o vegetal
Sal, pimienta y azafrán al gusto

Información

Preparación:
20min
Cocción:  45min
Tiempo Total:  65min
Dificultad:  Intermedio
Estación:  Invierno
Nivel calórico:  Alto
Lugar de preparación:  En la cocina
País:  España

Preparación

  1. Remojar las fabes asturianas una noche antes de la preparación (el agua debe sobrepasar las fabes)
  2. En la olla donde se va realizar la preparación, hacer un aderezo con aceite, cebolla y ajos
  3. Una vez blanqueada la cebolla añadir 1 litro de agua, los chorizos, las morcillas, el tocino, el lacón y el perejil picado, remover y cocinar a fuego medio
  4. Una vez que rompa el hervor, retirar la espuma
  5. Salpimentar y sazonar con pimentón y azafrán
  6. Añadir el agua restante y seguir cocinando
  7. Cocinar aproximadamente de 30 a 45 minutos, verificar que las fabes se hayan cocido muy bien
  8. Una vez listo, dejar reposar de 20 a 30 minutos en la olla tapada y servir caliente

Secretos de la Fabada asturiana

  • Entre los ingredientes que se le pueden adicionar para lograr más sustancia y sabor podemos nombrar, patas de cerdo, papada de cerdo e incluso carne de cerdo
  • Para acelerar la preparación se le puede dar un hervor a las fabes, antes de incluirlas en la preparación (siempre remojadas de un día anterior)
  • Se pueden suplir las fabes por otro tipo de frijol, pero siempre deben ser grandes