Destinos gastronómicos en Europa
De izquierda a derecha, kartoffelsalat alemán, khinkali georgiano y gyros griego
Fotos cortesía de eatsmarter.de, foodandwine.com y tasteofhome.com

1 Sanlúcar de Barrameda (España)

Sombrillas en la playa, mesas, sillas, barcas y horas surcando las aguas, a babor y estribor, naturaleza y belleza, aves y marismas, un puerto, navegación a través del río Guadalquivir. Tres bases, tres pilares: los productos de huerta, los de sus bodegas y las capturas del mar.

Su producto estrella: pescado y marisco; los langostinos de Sanlúcar han traspasado fronteras; su sabor, su textura, su cocción y presentación. Rape al pan frito, la sopa de galeras, la raya a la naranja agria, arroz con marisco, cazón, el singular vino manzanilla, fritura de “pescaito”, guisos marineros.

Este destino de bodegas y marisco destaca por sus gentes, sus calles, su Cofradía de Pescadores, su Plaza de Abastos y esos barrios identificativos: Barrio Alto y Zona Centro con sus tabernas típicas, su paisaje marítimo y naturaleza.

2 Tiflis (Georgia)

Asentada sobre las colinas del río Kurá está Tiflis, capital de Georgia –ese país tan desconocido para muchos, con escasa publicidad–. Cuenta con un alfabeto diferente, esta ciudad con contrastes –edificios modernistas y bloques de pisos comunistas–, mezcla de Oriente Medio, Países del Este y el Mediterráneo. Típico de Tiflis, su cocina callejera: Khachapuri –pan relleno con queso–, o Khinkali –verdura o carne con especias– y su vino –una zona vinícola de las más antiguas del mundo–.

3 Varsovia (Polonia)

Marcada por su destrucción durante la Segunda Guerra Mundial, es una ciudad de unos dos millones y medio de habitantes, reconstruida con tremendo esfuerzo durante décadas, católica. Cuenta con numerosos edificios artísticos de estilos europeos: gótico, barroco, renacentista.

Cocina: Buen precio, variedad y abundante son las notas definitorias de la cocina de Varsovia. Dos recomendaciones culinarias; el restaurante más antiguo de la ciudad –Fukiera– y el plato estrella –los pierogi– estilo raviolis con distintos posibles rellenos: carnes, setas, queso o chucrut.

4 Liubliana (Eslovenia)

Capital de Eslovenia. La ciudad del amor y los dragones. Del amor, Luba significa amada y Ljubljanica, río del amor. Dragones, hay muchas leyendas sobre dragones y, ¡cómo no! estatuas de los mismos a lo largo de la ciudad.

Su cocina contiene particularidades de otras como: la italiana, la mediterránea, la austriaca e incluso la balcánica. Platos típicos: burek –masa de hojaldre rellenada de espinacas o carne–, Kremna rezina –un pastel de vainilla y crema–.

5 Nápoles (Italia)

Divinamente se come en Nápoles… para chuparse los dedos, en la ciudad que enamora, fascina y sorprende; caótica, hermosa, viva, misteriosa…. En definitiva la ciudad donde degustar, saborear la mejor pizza de Italia. Tres restaurantes para comer esas pizzas: Pizzeria da Michele, Gino Sorbillo y Trattoria e Pizzeria da Donato.

6 Atenas (Grecia)

Ciudad rica en restos arqueológicos de extraordinaria importancia. Destaca el Partenón en la Acrópolis además de construcciones de origen griego, romano, bizantino. Lugar de residencia de muchos filósofos, artistas y escritores. Caracterizada en la antigüedad por la existencia de hombres libres y esclavos, a pesar del sistema democrático vigente en la actualidad.

Su tradición gastronómica se remonta a hace unos 4.000 años. Ha recibido influencia de otros países vecinos. El ingrediente más importante de la cocina griega: el aceite de oliva griego.

Platos estrella: Moussaka –especie de lasaña, se sirve muy caliente–, Gyros –pan de pita rellenado con carne asada–.

7 París (Francia)

Su gastronomía es considerada una de las mejores del mundo gracias a sus ingredientes. En París la gastronomía es arte, dedicación, delicadeza. Entre los productos que destacan están sus vinos, sus quesos, sus panes.

Platos típicos de la ciudad de la luz: Confit de pato, Coq au Vin, Moules Frites, su pastelería –crepes, croissants … –, sus vinos.

8 Barcelona (España)

Restaurantes con muchas Estrellas Michelín. Excelente cocina en la ciudad Condal; muy internacional para todos los gustos y bolsillos.

9 Bruselas (Bélgica)

Principal sede administrativa de la Unión Europea. Es la sede del gobierno y del Parlamento. Es una ciudad con mucho movimiento y gran vida cultural.

En los restaurantes los precios son más bien caros y suele ser necesario hacer reserva, aunque también hay bares que preparan comidas a buen precio. Destaca por su calidad el chocolate y son muy típicas las french fries –patatas fritas–.

10 Berlín (Alemania)

La cocina de Berlín está influenciada por la región de Brandeburgo, incluyendo en sus principales platos: la carne, las verduras, el pescado, etc.
Platos típicos: Eisbein –jamón en escabeche–, Kasseler –carne de cerdo–, Kartoffelsalat –ensalada de patatas–, Apfelmus –puré de manzana–.

Puntaje: 
Sin votos aún