La cocina romana
La cocina romana

La cocina romana viene de los pueblos de las 7 colinas, las que terminaron en Roma, Los romanos como los griegos conocían las técnicas básicas de la salazón, la panificación y ahumado. Gran parte herencia griega.

La primera revolución culinaria romana se basó en la incorporación de muchos vegetales desconocidos hasta entonces, inclusive considerados inaceptables. La col según Catón era medicinal y cura para la borrachera; los nabos, rábanos y las alcachofas dieron un salto de la medicina a la cocina; con ellos la cebolla, los nardos y el aceite de oliva se convirtieron en protagonistas de la cocina romana.

También hicieron su aparición las legumbres, sobre todo en la cocina popular. Los romanos tenía predilección por las habas, ya que las asociaban con los pronósticos del futuro.

Así como los griegos destacaron por tener una cocina que respetaban los sabores, los romanos se distinguieron por el sentido antinatural de los sabores. Se podría decir que los romanos sofisticaron la cocina por primera vez. Podemos citar a Ateneo quien narra un festín romano al detalle, en donde se sirvió un cochinillo mitad asado y mitad hervido, relleno de tordos, palomas, huevos, menudillos de aves y carne de buey impregnada en pimienta.

El concepto de asar las carnes tiene su mayor auge en Roma, son muchas las narraciones en donde los festines romanos tenían como protagonista a un cerdo asado y el infaltable vino, porque si en algo eran buenos los romanos era en comer y beber hasta el hartazgo.

Pero no todo es color de rosa en la cocina romana, quizá destaque su arte culinario en las esferas más altas del poder, política y religión. Los ciudadanos comunes desayunaban agua y al mediodía sólo comían verduras y gachas; la carne no estaba en su dieta, a menos que sean un “gran señor”; así mismo el vino, era placer de algunos cuantos. Pero aún así el pueblo romano se las arreglaba con pescados y vinos corrientes.

Pero si algo debe resaltar en la cocina romana, es la influencia del comercio en ella. Muchos de los ingredientes venían de lejos y era adoptados rápidamente en su gastronomía, así fue por siglos. Podemos dar el ejemplo del tomate, que desde que llegó de América del Sur, los italianos lo han hecho prácticamente suyo, gastronómicamente hablando.


La historia de la cocina

Puntaje: 
Sin votos aún