Quesos y vinos

A la hora de planificar una mesa de quesos y vinos, es importante tener en cuenta las combinaciones que serán presentadas. No cualquier queso va con cualquier vino, ni todo vino con todo queso. Lo fundamental es que en la combinación elegida, ningún sabor se imponga por sobre el otro, sino que ambos se complementen, se equilibren. La ideal es aquella que conjugue un queso y un vino proveniente de una misma región, pero esto no siempre es posible. Por ello hay que tener en cuenta cuáles son algunas de las mejores combinaciones para una degustación:

1

Queso azul

Este tipo de quesos combinan muy bien con vinos blancos o vinos tintos fuertes y con cuerpo.

2

Queso Cheddar

Este queso va muy bien con vinos afrutados, con vinos dulces de cosecha tardía o con un Sauvignon Blanc.

3

Queso Fontina

El queso Fontina es un tipo de queso de elevado grado de gratitud, por lo cual conjuga bien con vonos fuertes y gustosos como el Malbec o el Cabernet Sauvignon, que ayudan a limpiar las papilas gustativas.

4

Queso Gruyere

El queso Gruyere puede servirse acompañado de un vino blanco semidulce, un blanco afrutado o una cava.

5

Quesos suizos

Los quesos suizos son de alto contenido graso, por lo tanto al igual que el Fontina deben combinarse con vinos tintos fuertes o con un Chardonnay.

6

Queso de oveja

Este tipo de quesos como ser el Manchego, Zamorano, Ibérico, Roncal, etc., armonizan con vinos tintos con cuerpo.

7

Queso Emmental

Con vino Cabernet Sauvignon, Chardonnay o un vino tinto robusto.

8

Queso Provolone

El queso italiano Provolone, por su fuerte sabor va bien con un vino Cabernet Sauvignon o un Malbec con el que se complementan perfectamente.

9

Queso Parmesano

Este tipo de queso italiano de dura textura, se acompaña perfecto con vino tinto o con uno blanco vigoroso como puede ser el Chardonay o un Cabernet Sauvignon, que ayuden a atenuar su picante sabor.

10

Queso Roquefort

Este es un queso muy graso que se combina perfecto con un vino tinto que arrastra un poco esa gratitud de la boca.

Los quesos deben degustarse en el siguiente orden: De los más suaves a los más fuertes, de los más blandos a los más duros y de los más jóvenes a los añejos.

Puntaje: 
Sin votos aún