gazpacho
Delicioso Gazpacho
Foto cortesía de u m a m i - Flickr.com

Recién descubierto el fuego y sus muchas aplicaciones, uno de los primeros intentos de organización culinaria del cual se tuvieron noticias fue la preparación de la sopa. Quienes han seguido su aparición y evolución, la ubican en la era prehistórica, cuando la necesidad de ablandar la carne producto de la cacería, llevó al hombre a sumergir pequeños trozos en agua caliente. Para ello, en un principio se valió de piedras hundidas con formas parecidas a un recipiente, que se llenaban de agua, se colocaba allí la carne, y luego se introducían otras piedras que se habían calentado al rojo vivo directamente en el fuego.

El producto indirecto de esta maniobra, resultó ser un agua con sabor y sustancia de carne, al que posteriormente se le agregaron hierbas y especias, para terminar dándole la apariencia y consistencia de un caldo.

El pueblo hebreo preparaba un caldo a base de carne, al que se agregaban cereales, al igual que los griegos. Por su parte, los estratos más humildes de la cultura romana, consumían una especie de potaje o sopa de cebada, mezclada con garbanzos, legumbres, frutas, verduras y un tipo de queso de cabra, que los alimentaba y reponía de las arduas faenas del campo y el pastoreo.

Ya entrada la edad media, este plato era considerado imprescindible en la mesa, y su preparación incluía arroz y habas, acompañadas de especies como canela, jengibre, hinojo, ajo y azafrán. Luego, los españoles llevarían la idea a su máxima expresión, con la creación de la famosa sopa de gallina, combinación de trozos del ave, verduras, aliños y condimentos, que la hacen uno de los platos más completos de la cocina occidental.

Algunas versiones de este versátil plato, según diferentes regiones y culturas:

Sopa castellana
Se debe a los pastores, quienes ante la necesidad de alimentarse durante días y noches a la intemperie, en la vasta región de Castilla, se las ingeniaron para preparar un plato a base de pan, manteca, chorizo y pimiento cocidos todos en agua. Luego este plato experimentó cambios hasta llegar a su actual sofisticación.

Gazpacho
Sopa traída por los árabes en el siglo XIII. Es una clara muestra del mestizaje vivido en la región de Andalucía, que se cocina a base de pan duro remojado y mezclado con aceite de oliva, ajo, pepino, vinagre y sal. Hay tantas versiones como pueblos tiene la región.

Sopa Won Ton (Wantán)
Este plato es una especie de pasta fina que se rellena de carne y gambas, y se sirve bañada en caldo de pollo. Lleva setas, cebolla, ajo, jengibre, aceite de sésamo, diferentes carnes, castañas y soja.

Sopa francesa tradicional
La famosa sopa de cebolla, plato creado con una base del delicado tubérculo, queso parmesano, caldo concentrado de carne y pan tostado.

Sopa Miso, de Matsuri
La más famosa de Japón, a base de dashi (caldo de pescado), tofu, algas deshidratadas, ciboulette y rábano picante.

Sopa chilena o cazuela
Se prepara con pollo, zapallo, papas, condimentos y especias.

Sopa de tortilla
Conocida también como sopa azteca, es emblemática de la cultura mexicana, y lleva tortillas de maíz, cebollas, ajo, tomates, pimientos, aguacates, queso de panela, ramas de epazote, caldo de pollo, condimentos y especias.

Clam Chowder
Original de Nueva Inglaterra, es la sopa por excelencia en muchas regiones de Estados Unidos. Es elaborada con leche o nata, caldo, almejas, cebollas y patatas cortadas en cuadritos, todo salteado con trocitos de tocineta. En ocasiones se agregan verduras como apios o zanahorias para dar color, también puede llevar perejil.

Puchero argentino
Se trata de una sopa sumamente completa, que lleva pollo, carne de ternera, jamón, costillas y tocino, combinados con puerros, nabos, apio, zanahoria, garbanzos, papas y ramitas de hierbabuena.

Minestrone
Emblema de Italia, esta sopa combina zanahorias, apio, judías, col, patatas, tomates, arroz, alubias, cebollas, mantequilla, pimienta y queso parmesano.

En definitiva, cada pueblo tiene sus secretos a la hora de preparar sus caldos, cremas y sopas, combinando diversos alimentos y sazonándolos con condimentos aromáticos y gustosos, para obtener mezclas frías, calientes, picantes, espesas o claras, pero siempre completas y apetitosas.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)