Historia de la pizza

La pizza es uno de los platos más famosos y populares del mundo, no existe ciudad que no tenga una pizzería. Esta preparación de origen italiano que se remonta hasta la Antigua Roma, empezó como un pan redondo que era horneado con queso y repartido por pedazos. Después en el siglo XVII, en la ciudad Nápoles, la pizza se configura tal cual se la conoce hoy, en su preparación tradicional.

Curiosamente, la pizza es un plato de origen humilde, que sólo era consumido por personas de bajos recursos. Su preparación fue prohibida en la corte, en la Italia de fines del siglo XVII, aunque dicha censura duró muy poco tiempo, ya que el rey Fernando escapaba de su reino a escondidas, disfrazado de plebeyo, para internarse en los barrios pobres de Nápoles y comer la deliciosa pizza. Al poco tiempo se supo de su gran afición por este plato y poco a poco se hizo famosa por toda Europa.

La pizza y su viaje por el mundo

En el siglo pasado, los inmigrantes italianos no sólo llevaron sus costumbres y tradiciones a los Estados Unidos, sino también su gastronomía, incluida la pizza. Es así, que este plato da el gran salto y se convierte en lo que hoy conocemos como “la pizza”. En Estados Unidos, rápidamente se convirtió en un plato casi nacional, su venta y difusión corrió como reguero de pólvora. Incluso actualmente, algunos estadounidenses la defienden como oriunda de su país. Es más, Estados Unidos jugó un papel fundamental en su difusión e internacionalización global, además de crear el concepto que hoy todas las pizzerías del mundo usan: El servicio a domicilio, también conocido como “delivery”.

El nombre de Pizza, según el Nuovo Dizionario Etimológico della Lingua Italiana, proviene de un origen latín medieval, que se utilizaba desde el año 997 en ciudad de Gaeta y luego, en el pueblo de Penne D'Abruzzo en el año 1195, pero la discusión no acaba aquí, ya que otros le dan como origen de la palabra pizza, al alemán antiguo bizzopizzo, que significa trozo de pan o mordisco de pan. Otra de las teorías, es mencionada en el libro Catón el Viejo que data de 300 años de A.C, donde se menciona una masa redonda aderezada con aceite de oliva y especias, que al principio era llamada pizzo, y luego se convirtió en pizza. El mediterráneo adoptó este plato como suyo, sin importar su origen, y desde entonces no ha dejado de saciar el apetito de millones de personas en todo el mundo.

Este pan blanco hecho a base de harina de trigo con queso horneado, se convirtió con el paso del tiempo, en una masa de preparación casi matemática. Una pizza lleva básicamente queso mozzarella, tomate y luego una infinidad de ingredientes que van desde las anchoas, la piña, el salame, los champiñones, el laurel, la albahaca y el orégano, hasta el final de una larga lista a la que no le falta imaginación. Más allá de su simpleza, la pizza se erige actualmente como uno de los platos más consumidos en todo el mundo.

Puntaje: 
Promedio: 4 (2 votos)